Escuchala online

Francia y Bélgica se juegan el pasaje a la gran final

Las dos selecciones llegan invictas y en un gran nivel, pero solamente habrá lugar para uno en la cita del próximo domingo. En la previa se anuncia un espectáculo de lujo. Se jugará en San Petersburgo desde las 15 -hora argentina-, con transmisión de la TV Pública.

Si recordamos cómo se prepararon los dos equipos y cuáles son sus ambiciones, y si repasamos lo que hicieron a la hora de la verdad, la conclusión en las horas previas dirá que la Copa del Mundo ofrecerá este martes una primera semifinal de lujo, con Francia y con Bélgica como protagonistas.

Al menos, eso indican las lógicas expectativas que se abrieron luego de que los franceses doblegaran con absoluta justicia a Uruguay y de que su rival de hoy despachara al poderoso Brasil, en ambos casos durante el tiempo regular, sin el desgaste de un alargue, ni la tensión de los tiros desde el punto del penal. Pero por supuesto, únicamente el desarrollo del encuentro, que se jugará en San Petersburgo desde las 15 -hora argentina-, develará las incógnitas, confirmará o no las presunciones y decidirá quién se planta en la gran final del próximo domingo contra el ganador de Inglaterra-Croacia y quién debe conformarse con disputar un día antes el partido por el tercer puesto.

Como para demostrar que no depende exclusivamente de una individualidad, Francia eliminó a Uruguay en cuartos pese a que Kylian Mbappé, el as de espadas en la victoria conseguida sobre Argentina, no brilló de acuerdo al potencial que se le reconoce. El conjunto de DidierDeschamps igualmente impuso condiciones, estableció una superioridad indiscutible y terminó redondeando un triunfo claro por 2 a 0.

Bélgica saca pecho producto de una campaña ideal, que registra cinco éxitos y catorce goles anotados, lo cual refleja dónde está el punto fuerte de su juego. Ante Brasil, los conducidos por el español Roberto Martínez sacaron dos tantos de ventaja durante la etapa inicial y después sufrieron con el descuento y la arremetida del pentacampeón, pero sostuvieron el 2-1.

La variedad y la calidad de las herramientas de ambos invitan a que el mundo del fútbol se frote las manos y aguarde un espectáculo de primerísimo nivel. Francia y Bélgica tienen una magnífica chance por delante, que los exige y los motiva por igual, pero en la final sólo hay lugar para uno de ellos.

Comentarios Libres