Escuchala online

La selección femenina de fútbol fue recibida con afecto en su vuelta al país

El seleccionado femenino de fútbol regresó este sábado al país y fue recibido por el afecto de los familiares de las jugadores y de un grupo de hinchas, luego de la histórica actuación que sus jugadoras cumplieron en el Mundial de Francia, donde quedaron eliminadas en la fase de grupos pero mostraron signos de evolución luego de 12 años sin competir en ese nivel.

Las argentinas aterrizaron en el aeropuerto Ministro Pistarini, ubicado en Ezeiza, poco después de las 7 en un vuelo que llegó de París y atendieron a los medios de prensa mientras recibían el afecto de sus familiares y allegados.

"Está bueno que se reconozca el esfuerzo que hicimos. Nuestra mayor virtud fue defender, pero en el último partido ante Escocia debimos tomar riesgos y lo hicimos. Creo que pusimos mucha garra y nos faltó muy poquito para pasar a la fase final”, explicó la defensora Aldana Cometti.

Cometti, de 23 años y jugadora del Sevilla, de España, agradeció el apoyo que les brindó el ambiente del fútbol en general y el del astro Diego Armando Maradona en especial.

"Fue muy lindo recibir el apoyo de Maradona y de todo aquel que defendió la camiseta argentina”, añadió Cometti.

El seleccionado nacional, que jugó un Mundial después de 12 años, concretó de todas formas su mejor performance histórica al sumar dos puntos por sus empates contra Japón 0-0 y Escocia 3-3 en el grupo.

Además, perdió 1-0 frente a Inglaterra, otra de las potencias que le tocó en su zona.

"Fue emocionante el apoyo que nos brindó la gente. Este Mundial sirvió para demostrar lo que significa Argentina, la garra que tenemos. Nuestro mayor deseo es seguir creciendo, necesitamos apoyo”, reclamó la salteña Ruth Bravo, defensora igual que Cometti.

El seleccionado “albiceleste” que dirige Carlos Borrello resultó eliminado al quedar sin chances de pasar la fase de grupos como uno de los mejores terceros, pero mejoró lo que había hecho en las Copa de 2011 y 2015.



Comentarios Libres