Escuchala online

Por trabas a la importación de insumos se paralizaría la producción automotriz

Si el final del 2019 no fue bueno para el sector automotor, el comienzo del 2020 se está presentando peor. Además del impuestazo a los 0km más caros y la aplicación de mayores controles a las importaciones, se suma ahora el problema de abastecimiento de autopartes que tiene al borde de la parálisis de producción en varias terminales.

Después del receso por las fiestas de fin de año en la mayoría de las fábricas, algunas plantas reiniciaron la actividad esta semana, como Renault y General Motors, y se encontraron con la novedad. Hasta fin de año, la operatoria se venía realizando de manera automática por lo que las empresas podían programar el flujo de piezas sin inconveniente pero desde que el Gobierno decidió aplicar más controles, la situación se complicó. El problema es que desde el lunes próximo se sumarán otras terminales a la actividad y la situación se tornará crítica. “No sabemos si vamos a tener insumos para producir”, dijeron una automotriz.

 

Desde las empresas, por el momento, mantienen la calma. Aseguran que están en contacto con el Gobierno y que los funcionarios explican que las demoras se deben a cuestiones operativas que surgen de adaptar el mecanismo anterior aduanero –conocido como SIMI (Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones)- al nuevo criterio que busca la actual gestión para el ingreso de bienes al país. “El problema es serio porque no podemos producir pero entendemos que se va a corregir en los próximos días”, explicaron desde una terminal.

 

Sin embargo, la preocupación existe teniendo en cuenta la experiencia vivida en los últimos años del kirchnerismo y con un problema que se repite que es la falta de dólares. Hasta el 2015 funcionó un régimen muy estricto de control de importaciones, para evitar la salida de divisas, que provocó que la producción de autos se viera interrumpida constantemente por la falta de piezas. En ese entonces, también, se limitaba el ingreso de vehículos con medidas similares a las que empezaron a regir desde ayer al ampliar el sistema de licencias no automáticas.

 

Esta es una operatoria que dejada librado, de manera discrecional, en la voluntad de un funcionario el ingreso de piezas y vehículos terminados. A eso se sumaba que la liberación de dólares al precio oficial para pagar importaciones de 0km y autopartes estaba restringida y, todas las semanas, las empresas debían consultar cuánto dinero se les habilitaba para cancelar compromisos. Normalmente, el monto liberado era menor al requerido y eso hizo que las terminales e importadores acumularan una abultada deuda con sus proveedores. En algunos casos se llegó a que se cortara el suministro.

 

Si bien, por el momento, la liberación de dólares para este fin no está trabado, en algunas empresas temen que sea el siguiente paso ya que la situación de la cantidad de divisas es crítica para el Gobierno. Creen que la situación se mantendrá así hasta que se defina la situación con el FMI. En caso de un acuerdo, esperan que el panorama mejore. En caso contrario, temen que empeore.

ambito.com

Comentarios Libres