Escuchala online
BRASIL

Sigue la búsqueda de desaparecidos y hay casi 60 muertos

Según el último parte de Defensa Civil, emitido este domingo por la noche, la cifra de víctimas fatales tras el desplome de una represa en el sureste de Brasil se elevó a 58 y los rescatistas prevén hallar más cadáveres.

El departamento de bomberos divulgó la cifra después de horas de búsqueda por rescatistas excavando bajo metros de lodo en medio de lluvias intermitentes. Mientras tanto, de las 192 personas rescatadas hay 23 hospitalizadas y al menos 305 desaparecidos.

Los bomberos, por su parte, evacuaron a habitantes de diversas comunidades vecinas ante el riesgo de colapso de un nuevo dique. "Mientras exista posibilidad de encontrar a alguien con vida, el bombero trabaja con ese foco. Vamos a buscar e intentar localizar personas con vida, aunque con el paso del tiempo la situación se va agravando", afirmó a la prensa el portavoz de la Defensa Civil de Minas Gerais, Flavio Godinho

Los empleados de la minera Vale estaban almorzando el viernes cuando se desplomó la presa, desatando un torrente de lodo marrón rojizo que derribó y enterró varias construcciones de la empresa y en las zonas aledañas.

"Lo más seguro es que a partir de ahora vamos a estar recuperando cuerpos", dijo Romeu Zema, gobernador del estado de Minas Gerais. Añadió que los responsables "serán castigados".

El drama

El diario Folha de Sao Paulo informó que el complejo minero de la represa recibió una licencia para expandirse en diciembre debido a una "disminución del riesgo". Mientras tanto, los grupos de preservación de la zona afirman que la aprobación fue ilegal.

El teniente Pedro Aihara, portavoz de los bomberos del estado, dijo a los periodistas que habían encontrado un ómnibus que creen que podría estar lleno de cadáveres. Sin embargo, el acceso al autobús, enterrado bajo varios metros de barro, estaba resultando difícil.

"Necesitamos una máquina especial para acceder a la estructura y recuperar a las víctimas", dijo Aihara. Y agregó: "El número de muertos va a aumentar".

Sin embargo, había algunas señales de esperanza. Las autoridades anunciaron que habían encontrado a 43 personas más con vida el sábado, aunque el número de desaparecidos seguía siendo de 300.

Ayuda de Israel

Israel envió una misión a Brasil para ayudar en las operaciones de rescate y proporcionar asistencia. La misión llegará dentro de algunas horas, según un comunicado emitido el sábado por la oficina del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Los ríos de residuos mineros ya habían generado el temor de una contaminación generalizada.

De acuerdo con el sitio web de Vale, los residuos, a menudo llamados relaves, están compuestos principalmente de arena y no son tóxicos. Sin embargo, un informe de la ONU encontró que los desperdicios de un desastre similar en 2015 "contenían altos niveles de metales pesados tóxicos".

Bolsonaro prometió en su campaña impulsar la economía de Brasil en parte con la eliminación de controles a la minería y otras industrias.

Grupos y activistas ambientales dijeron que el vertido de relaves del viernes ponía de relieve la falta de controles.

El derrame más reciente "es una triste consecuencia de las lecciones no aprendidas por el gobierno brasileño y las compañías mineras responsables de la tragedia en la presa Samarco, también controlada por Vale, en Mariana", afirmó Greenpeace en un comunicado.

"La historia se repite", tuiteó Marina Silva, exministra del ambiente y tres veces candidata presidencial. "Es inaceptable que el gobierno y las compañías mineras no hayan aprendido nada".

Comentarios Libres