Escuchala online

Cambiemos no tuvo apoyo de ningún bloque opositor para repudiar a Nicolás Maduro

Sólo el salteño Olmedo asistió a la sesión especial sobre Venezuela. Carrió tampoco apareció.

Cambiemos no consiguió apoyo de ningún bloque opositor en Diputados esta tarde para repudiar a Nicolás Maduro por su fallido autogolpe en Venezuela, cuando la Corte Suprema de ese país intervino por unos días el Parlamento, dominado por la oposición.
 

La única banca opositora ocupada fue la del salteño Alfredo Olmedo, que jamás falta a una sesión sin importar quien la convoque, pero esta vez casi se ausenta.

"Me enteré ayer a las 20 horas, no había vuelos, me fui a Tucumán y llegué", se jactó y recibió aplausos de los 77 diputados de Cambiemos, muy distendidos en sus bancas.

"Pero yo siempre equilibro: cuando ganó Trump pedí una declaración para celebrar la elección y no la aceptaron", chicaneó.

También estuvieron Claudio Poggi y el bonaerense, aliados habituales el Gobierno y con expectativas electorales: el puntano quiere ser candidato en San Luis por Cambiemos y el bonaerense responde a Darío Giustozzi, ambos con mandato hasta diciembre y en línea con Monzó y Frigerio para definir su futuro. 

Entre las pocas ausencias de Cambiemos estuvo la de Elisa Carrió, en plena disputa por su futuro político, pero que además es presidenta de la Comisión de Comercio Exterior y por lo tanto debería estar al tanto del tema.

De hecho, en Cambiemos esperaron que convocara a la comisión para que los proyectos de repudio a Maduro presentados (uno de ella, inclusive) tuvieran dictamen y pudiera aprobarse por mayoría simple. La chaqueña nunca respondió a los llamados.

El macrismo no logró intimidar a los diputados de Sergio Massa y del Bloque Justicialista, sus aliados para las leyes el año pasado y temerosos de quedar pegados al kirchnerismo, la única bancada en contra de hablar mal de Maduro.

Ambas bancadas ratificaron temprano que no asistirían a la sesión especial porque hay temas más relevantes que Venezuela, aunque el massismo aclaró que repudiaba "la difícil situación que atraviesa" ese país.

Por Cambiemos hablaron en la sesión en minoría la macrista Cornelia Schmidt Liermann y los radicales Jorge D'Agostino y Mario Negri, quien defendió la declaración conjunta sobre Venezuela y pidió a los opositores ausentes sumarse después de la sesión.

"Estamos preocupados: en 3 años hubo más de 300 detenidos políticos, algunos permanecen por dos años. El último candidato opositor fue proscripto por 15 años. Es un tema emblemático en el concepto más puro de la democracia. Por eso Argentina no puede estar ausente".

Y alertó que para este miércoles hay 2 marchas anunciadas en Venezuela y "puede haber episodios de violencia", porque "es conocido que hay milicias populares que se suman al ejército, que tienen un número de 500 mil habitantes. Y Maduro anunció que la llevará a un millón. Esto significa que está subvertido el orden democráticos y en las puertas de la guerra civil".

"No nos interesa poner en la vereda de enfrente a los que no están hoy; nos interesa que se sumen voces y que se tome conciencia de lo que está ocurriendo. Pero si la democracia en la región se debilita, los Derechos Humanos se avasallan y la prisión pasa a ser el canal más veloz para acallar voces de opositores .Si la libertad se pierde lo que están en juego es la democracia. Y los organismos internacionales sirven en tanto den respuesta", increpó.

El kirchnerista Guillermo Carmona, vice de la Comisión de Relaciones internacionales, calificó de "un papelón" la sesión porque Cambiemos ni siquiera convocó a los propios.

"Fue una enorme derrota política de Cambiemos y la pérdida de una oportunidad para llegar a una posición consensuada. Sólo se interesó en poner al kirchnerismo en un supuesto eje del mal regional", se lamentó. 

Comentarios Libres