Escuchala online

Dujovne viaja a la sede del FMI a continuar con las negociaciones

Luis Caputo no será parte de la comitiva que el viernes se reunirá con las autoridades del organismo. El equipo está integrado por funcionarios de los ministerios de Hacienda y Finanzas.

El súper martes económico, que involucró un vencimiento masivo de Lebac, el dato de la inflación y la oferta de dos bonos para atraer a los inversores extranjeros, ya quedó atrás para el Gobierno.

Una nueva misión integrada por funcionarios de los ministerios de Finanzas y Hacienda viajó esta noche rumbo a Washington para continuar las tratativas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por una línea de crédito "preventiva". El organismo internacional ya había adelantado que apoyaba la política cambiaria del país, en medio de las turbulencias financieras por la subida del dólar y la volatilidad de los mercados.

La misión está integrada el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; por los secretarios de Finanzas, Santiago Bausili; el de Hacienda, Rodrigo Pena; y el jefe de Gabinete, Guido Sandleris. El viaje fue anunciado por los ministros de estas carteras, Dujovne y Luis Caputo, en una conferencia de prensa que dieron después de una jornada caliente por el vencimiento de las Lebac y la intervención del Banco Central para controlar la suba de la moneda estadounidense.

Sin embargo, al igual que en la anterior reunión, Caputo no será de la partida y se quedará en Buenos Aires.

A través de un comunicado, el FMI anunció ayer que tratarán el pedido de la Argentina en un encuentro "informal". El organismo defendió la postura del Ejecutivo ante la corrida del dólar y aclaró que no establecerá "condicionalidad" para un nivel particular del tipo de cambio como parte de un programa. Sobre este punto, remarcaron que "debe seguir siendo determinado por las fuerzas del mercado y el BCRA continuará utilizando todas las herramientas de política que están a su disposición".

La semana pasada, la comitiva económica que viajó hasta los Estados Unidos fue encabezada por Dujovne, que se reunió durante 30 minutos con la titular del Fondo, Christine Lagarde. Luego de la tan esperada charla, ambas partes confirmaron que el país quiere acceder a un préstamo conocido como "stand by" de alto acceso. Tanto el Gobierno como el FMI se comprometieron a no dar detalles de la cifra, plazos o tasas hasta que terminen con las negociaciones.

Según pudo confirmar TN.com.ar con dos fuentes del sector privado, este tipo de crédito le permite a la Argentina solicitar hasta el doble de lo que le correspondería por su cuota dentro del organismo. En nuestro caso, el dinero disponible podría alcanzar los 40.000 millones de dólares, a una tasa de un 4% anual.

A pesar de cuál será la cifra final, el Gobierno reiteró que no estará disponible de manera inmediata. Sino que el Ejecutivo podrá disponer del dinero en caso de ser necesario. Y si efectivamente lo requieren, el Fondo lo entrega de forma periódica, después de revisiones de metas durante dos o tres años.

El presidente Mauricio Macri volvió a defender hoy la decisión de acudir al organismo y aseguró que la Argentina está "lejos de una crisis como en el pasado". A través de un mensaje grabado, en donde apareció junto la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, argumentó que la política económica del oficialismo "es el rumbo" y expresó que entendía la preocupación de la sociedad.

En la misma línea, los funcionarios de su Gabinete aprovecharon sus intervenciones públicas para dar un mensaje esperanzador. "Vemos el futuro con mucho optimismo. Tenemos las herramientas para llevarles tranquilidad a los argentinos. Hay muchas cosas buenas que están pasando en la economía argentina", aseveró Dujovne.

Comentarios Libres