Escuchala online

Echaron a la mujer policía que estaba con Valdés

La suboficial de la Policía Federal Argentina, Roxana González, también fue desplazada de su cargo, al igual que el jefe de la Delegación Santa Fe de la fuerza, Mariano Valdés, por el confuso episodio que protagonizaron en el autopista Rosario-Buenos Aires

La suboficial de la Policía Federal ArgentinaRoxana González, también fue desplazada de su cargo, al igual que el jefe de la Delegación Santa Fe de la fuerza, Mariano Valdés, por el confuso episodio que protagonizaron en el autopista Rosario-Buenos Aires, donde quedó establecido sobre que mintieron al asegurar que habían sido víctimas de un ataque, que, en su momento, fue atribuido a un "hecho mafioso" por la propia ministra de Seguridad de la NaciónPatricia Bullrich.

La mujer policía quien debía presentarse el pasado martes a declarar en la causa no concurrió, aunque su abogada presentó un certificado psiquiátrico para justificar su ausencia.

Tras ello, los fiscales solicitaron pericias que deberán realizar los profesionales de la salud del Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe para certificar su necesidad de reposo.

En tanto, están previstas la realización de las pericias balísticas para establecer la distancia y la trayectoria de los proyectiles que hirieron al comisario Valdés en la ingle y el brazo izquierdo.

"Hoy ambos están fuera de la fuerza, independientemente de cómo siga la causa judicial a la que no tenemos acceso", manifestó la Bullrich, en declaraciones a Radio 2 de Rosario, en las que agregó que "no sabemos lo que pasó, lo que sí sabemos es que mintieron. Inapelablemente hemos decidido echar a ambos de la fuerza. Mentir es una falta gravísima".

Tercera declaración

El comisario Mariano Valdés declaró por tercera vez en la causa y ratificó su hipótesis de que fue víctima de un aparente "robo al voleo", concretado por desconocidos, que luego fugaron.

No obstante, según la investigación, ese día el jefe policial había viajado a rendir un concurso para un ascenso a la sede de la Policía Federal Argentina en la ciudad de Buenos Aires.

A su regreso, se desvió hasta la localidad de San Antonio de Padua, en el partido de Merlo, donde pasó a buscar a la suboficial González. Ambos declararon que esa noche detuvieron el auto para cambiar la yerba del mate y en ese momento una camioneta gris o negra frenó delante de ellos y tres hombres encapuchados les dispararon. También dijeron que repelieron el fuego con sus armas reglamentarias.

Comentarios Libres