Escuchala online

"No puedo esperar, quiero justicia"

Claudia Veliz (51), es la madre de Diego Pachao, el joven que murió el 14 de marzo del 2012 tras haber estado arrestado en una comisaría capitalina. La mujer espera que este año se haga el juicio. 'Estoy muy agobiada de esta farsa, no quiero esperar más'

En dialogo con FM REPUBLICA 100.1, Claudia Veliz, madre de Diego Pachao dió cuenta de una nueva manifestación pública realizada pidiendo justicia por la muerte de su hijo

Mas de  2800 días pasaron desde que mi hijo muriera en el hospital San Juan Bautista tras haber ingresado en estado de coma luego de haber estado arrestado en la comisaría Séptima aproximadamente 15 horas por una presunta pelea ocurrida en la zona Norte de la ciudad. 

Para Claudia y su entorno esa pelea no existió, ya que aseguran que Diego intentó interceder en la golpiza que los uniformados le estaban dando a su amigo Leonel González en la avenida Los Legisladores. Ambos terminaron en la celda por “averiguación de sus antecedentes y medios de vida”. González ya murió y para la familia el dolor fue por partida doble, ya que era considerado un testigo clave en el caso.

“No pueden burlar más la memoria de mi hijo, de mi familia. A mi hijo lo mataron en cuestión de horas y hace siete años y medio que ellos no pueden resolver lo que corresponde. Ellos trabajan para que salga a la luz la justicia y la verdad. Lo único que demostraron los tres poderes que me fallaron en todos lados”, dijo y aclaró, “los únicos que no lo hicieron fueron las personas que me acompañaron”. 

Sumida en una crisis depresiva, por momentos pensó en dejar atrás la lucha que compartió con Telmo Alejandro Pachao, su expareja y padre de Diego, quien murió en un accidente de tránsito el 8 de octubre del 2017. “Fue un accidente dudoso. Lo venían siguiendo dos policías. Luego va uno de los policías a la casa de una familia en donde él había estado y les dice que tenían que reconocer el cuerpo. Tenía la cabeza reventada”, asevera Veliz. 

“Estoy muy cansada, con mi salud muy deteriorada. Descuidé cosas de mi familia y por estar detrás de esto, vivo estresada”, contó Claudia, quien tiene otros ocho hijos y catorce nietos a los que debe atender y que le reclaman su presencia.

“Al comienzo, con Alejandro pedíamos con los abogados que los policías sean condenados por tortura seguida de muerte. Nunca se pudo dar. Ahora solo quiero que los once policías lleguen a juicio por vejaciones e incumplimiento en los deberes de funcionario público”, consideró. 

"Estoy muy agobiada de esta farsa, no quiero esperar más. Yo espero que esto se termine este año".

Comentarios Libres