Escuchala online

Colegios vuelven a ser blanco de robos

Nuevamente, dos establecimientos escolares de la ciudad Capital fueron “visitados” durante el fin de semana por los amigos de lo ajeno.

Entre el sábado y domingo pasado, personas desconocidas ingresaron al predio de la Escuela Nº 428 “Dr. Enrique Ocampo”, sita en Avenida Bartolomé de Castro al 250 y, previo a violentar distintas aberturas, se apoderaron ilegítimamente de tres ventiladores turbos.


 
Según dejó constancia en la denuncia la directora de la escuela, Marisa Sánchez, el lunes a la mañana tomó conocimiento del ilícito a través del personal de maestranza, quienes mientras desarrollaban sus tareas advirtieron que las puertas de tres aulas de la escuela habían sido violentadas. Al ingresar al interior de estas, observaron la ausencia de los ventiladores turbos que estaban instalados.

Luego de llegar a la escuela y corroborar los dichos del personal, la directora llamó a la Policía acudiendo el móvil de la Comisaría Cuarta, cuyos uniformados, tras dialogar con la docente y verificar el ilícito, convocaron al personal de la Unidad Judicial Nº 4, quienes trabajaron en la escena junto a los peritos y labraron las actas de rigor pertinentes.

Una vez más y van...

El otro establecimiento escolar “visitado” durante el fin de semana por los ladrones fue el Hogar Escuela “Fray Mamerto Esquiú”, ubicado en calle Almafuerte.

Las fuentes judiciales consultadas indicaron que, con este ilícito, la escuela suma once “visitas” de los delincuentes en lo que va del año.


 
Esta vez, a la denuncia la realizó Jorge Morales Ramos, quien dijo desempeñarse como docente en dicha escuela.

Según manifestó, el día lunes a las 7.00 aproximadamente, cuando los ordenanzas llegaron a la escuela para realizar sus tareas, fue al que dirigirse a limpiar el aula del 5º grado “B” hallaron el armario abierto.

La cerradura había sido violentada y estaba totalmente destruida.

Al llegar a la escuela, Morales Ramos se dirigió a dicha aula y observó que del interior del armario los desconocidos habían sustraído un radiograbador de color marrón con tapa de color gris. Más tarde, el docente llamó a la Policía, a quienes les habría manifestado que el día viernes de la semana pasada habría sido la última vez que utilizaron el radiograbador, quedando guardado con la debida medida de seguridad.


 

Comentarios Libres