Escuchala online

Mañana inicia el debate por el brutal doble crimen de La Ribera

El martes inicia el debate por el brutal doble crimen de La Ribera. Jorge Luis Burgos debe responder por las muertes de su expareja María Celeste Silva y del pequeño hijo de ambos.

La madrugada del 27 de noviembre de 2017, un incendio en un precario rancho de chapas, en el barrio La Ribera, en la zona sur de la Capital, sobre la Ruta Nacional Nº 38, puso fin a la vida de María Celeste Silva y de su pequeño hijo de un año y medio de edad. Junto con la joven madre también se encontraban sus dos hijas pequeñas, de cuatro y cinco años. La joven madre, asustada, pidió ayuda y un adolescente de 16 años logró salvar a las niñas. Celeste y su hijo no pudieron escapar y murieron calcinados. 

 La investigación estuvo en manos del entonces fiscal de Instrucción de Quinta Nominación Luis Baracat, quien desde un primer momento acusó a Jorge Luis Burgos (34), expareja de María Celeste y padre del niño –las nenas eran hijas de dos parejas anteriores-. Sobre Burgos pesa una fuerte imputación: con relación a la muerte de María Celeste, está imputado por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, con alevosía y por femicidio”, por su pequeño hijo por “homicidio doblemente calificado por el vínculo y con alevosía” y por las niñas, por doble “homicidio calificado por el vínculo y con alevosía en grado de tentativa”. 


Este es el primer caso por “femicidio” que se debatirá en este Tribunal, el martes de septiembre. La Cámara estará integrada por los jueces Jorge Palacios, Patricia Olmi y Marcelo Soria. El Ministerio Público Fiscal estará representado por el fiscal Miguel Mauvecín y la asesora de Menores Sandra López Gardel. La defensa del imputado será ejercida por el abogado del foro local Pedro Justiniano.

Defensa
“Soy inocente”, dijo Jorge Luis Burgos (33) luego de haber declarado, por tercera vez, ante el fiscal Luis Baracat, en enero de 2018. Por entonces, amplió su declaración y sostuvo su inocencia. En la primera audiencia, a los pocos días de la tragedia, optó por guardar silencio. El 7 de diciembre, volvió a declarar ante el fiscal, pero solo insistió con su inocencia, sin precisar mayores datos. A la semana siguiente, quedó sin abogado que lo defendiera. En un primer momento, asumió la defensa un defensor oficial pero, el abogado Pedro Vélez tomó el caso.  

En dialogo con FM REPUBLICA 100.1, el abogado Pedro Velez, representante legal del acusado dijo: “Él es ajeno al hecho. Sostuvo su inocencia y explicó lo que hizo ese día. La versión que dio es que esa mañana tuvo una discusión con su pareja y que la Policía lo invitó a retirarse. Se retiró y está avalado por personal policial que declaró en la causa. Con relación con el horario del hecho, momentos previos estuvo con unos vecinos comiendo unas hamburguesas, lo cual está corroborado en el expediente. Después se fue a dormir porque estaba desvelado; la noche anterior no había dormido por el problema que tuvo.

Él se despertó a la madrugada cuando un familiar de la persona fallecida fue a su domicilio. Por consejo de su anterior abogada se retira a la casa de un familiar u otro domicilio y cuando va la Policía, sale”, había detallado el abogado defensor.

 

 

Jorge Luis Burgos debe responder por una severa imputación. Por la muerte de María Celeste, está acusado por los delitos de “homicidio triplemente calificado por el vínculo, con alevosía y por femicidio”. Por su pequeño hijo, está imputado por “homicidio doblemente calificado por el vínculo y con alevosía” y por las niñas, por doble “homicidio calificado por el vínculo y con alevosía en grado de tentativa”.

El “homicidio agravado”, tanto por “el vínculo”, “con alevosía” o “por femicidio” prevé la pena única de prisión perpetua. Es decir, una vez cumplidos 35 años de prisión podría acceder a un beneficio excarcelatorio, siempre y cuando los informes pertinentes sean favorables. No obstante, Burgos está acusado por dos homicidios agravados, más el intento de homicidio de dos niñas. Es decir, podría recibir una pena aún mayor. 

 En diciembre de 2012 fue promulgada la Ley Nacional  26.791, que modificó el artículo 80 del Código Penal Argentino. De esta manera, se advierte que se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua al que matare: a su ascendiente, descendiente, cónyuge, excónyuge o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia. También, se incorporan los incisos 11 y 12, que establece: a una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género

 

 


 

Comentarios Libres