Escuchala online

Daniel Ríos se refirió a lo sucedido con los pegatineros

El intendente de Belén, Daniel Ríos, candidato a la reelección, se refirió a la riña en la que resultaron heridos militantes del Frente de Todos y aseguró que fueron éstos -que viajaron desde la Capital- quienes provocaron a los de Juntos por el Cambio, que se defendieron de los ataques.

Según la versión del jefe comunal, los ocho militantes de Juntos por el Cambio no estaba pintando paredes ni poniendo pasacalles, sino trabajando en la Escuela de Comercio Ejército de los Andes. Supuestamente, preparaban las paredes a pedido de las autoridades ya que los chicos las pintarían hoy.

"En el lugar donde se sucedieron los hechos vive uno de los chicos nuestros. Ellos (por el FT) estaban pintando paredes de familias que son radicales. Pasa que viene gente de Catamarca y pintan nomás", explicó.
Los incidentes ocurrieron en la madrugada del jueves cuando militantes que realizaban pegatinas del Frente de Todos fueron brutalmente golpeados por un grupo de jóvenes a los que luego habrían identificado como vinculados a los candidatos locales de Juntos por el Cambio. Tres de los ‘pegatineros’ terminaron internados con profundos cortes en la cabeza, producto de un ataque a fierrazos. "Esas paredes las tenemos prestadas bajo una autorización escrita de los vecinos porque son radicales y no les gusta que vengan y les pinten otro candidato. Ellos vinieron en dos camionetas, eran un número mayor de personas, agredieron a los chicos nuestros que estaban ahí, que salieron a defenderse y pasó lo que pasó", señaló el jefe comunal. 
Según comentó eran 14 militantes del Frente de Todos que se desencontraron con 8 de Juntos por El Cambio.

"Repudio esta situación, pero es gente que viene de otro lado y lo único que hicieron los nuestros es defenderse. Yo presenté ante la Fiscalía toda la documentación, más las cámaras de seguridad que proporcionó un comercio vecino con las que va a quedar demostrado quiénes fueron los verdaderos agresores", afirmó Ríos

Para Ríos, se quebraron códigos propios del lugar porque llegan militantes de otro lado. Según comentó, nunca antes hubo ningún inconveniente porque hay acuerdos tácitos y cada sector político conoce qué se puede pintar.


El jefe comunal señaló que la familia, propietaria del muro, pidió que recubran los nombres del Frente de Todos. "Tomamos la decisión de no permitir que las cuadrillas trabajen de noche", señaló y repudió los hechos de violencia.
 

Comentarios Libres