Escuchala online

"Jalile le da mucho protagonismo a sus hijos en el municipio"

Luego de varias ideas y vueltas, renunció el secretario de Gobierno del Municipio de Valle Viejo, Marcelo Camaño. El ahora ex funcionario justificó su apartamiento argumentando que 'cumplió un ciclo' sin embargo, todo apunta a que la salida de Camaño se debió a las fuertes diferencias que mantenía con los hijos del intendente chacarero, Gustavo Jalile

 El ahora ex funcionario en dialogo con FM REPUBLICA 100.1  justificó su apartamiento argumentando que "cumplió un ciclo" sin embargo, todo apunta a que la salida de Camaño se debió a las fuertes diferencias que mantenía con los hijos del intendente chacarero, Gustavo Jalile, que ocupan lugares importantes en el Gabinete municipal. De hecho, el propio ex secretario indicó que se apartó de su puesto teniendo en cuenta que el intendente depositó su confianza en sus hijos.
Actualmente, son dos los hijos del Intendente dentro del equipo municipal. Jair Jalil es el secretario privado de la Intendencia, mientras que Samira Jalile ocupa la Secretaría de Salud y Acción Social y la de Cultura y Educación, que a su vez maneja áreas como Turismo y Deporte.

"Había un ciclo que estaba cerrado, además de que había diferencias de criterios de gobernabilidad", dijo Camaño

Agregó que si bien su salida se dio ayer, él desde hace tiempo había tomado esta decisión. "El Intendente me pidió que lo acompañe hasta la apertura de sesiones ordinarias en el Concejo, donde iba a realizar su informe de gestión y así fue", relató.

El ex funcionario negó que se haya ido del municipio por problemas de transparencia. En ese marco, dejó en claro que su apartamiento se debió a "diferencias con el Gabinete municipal".

"La gente deposita una expectativa en los que estamos en el sector público. En el último tiempo, en la toma de decisiones no estaba involucrado. No podía dar mi opinión y si no puedo cumplir con lo que la gente nos pide lo mejor era irme", indicó.

Camaño agregó que Jalile decidió depositar su confianza en sus hijos y si bien destacó que "el Intendente es quien tiene la facultad para elegir con quien va trabajar o no", consideró que se produjo "un conflicto entre lo legal y lo legítimo". "Él es dueño de poner a quien quiera y eso es perfectamente legal, después se verá si es legítimo y si la gente votó eso", manifestó.

"En término de instituciones no debería haber familiares en cargos tan cercanos porque uno corre el riesgo de pensar más como padre que como intendente y eso no es bueno para nadie", dijo. "Hay otros lugares que pueden ser ocupados por familiares acompañando, pero no lugares como las secretarías", añadió.

Camaño aseguró que antes de irse le planteó esta situación al intendente y que era momento de cubrir áreas claves como la Secretaría de Acción Social, que hoy ocupa Samira Jalile. Sin embargo, indicó que el jefe comunal solo se limitó a contestarle que pensaba tomar alguna decisión y que estaba esperando el momento para hacerlo.
Finalmente, indicó que aunque esté fuera del municipio seguirá acompañando a Jalile y al radicalismo para que mantenga la intendencia en las próximas elecciones. Sin embargo, consideró que es necesario un recambio en el municipio. "Yo siempre lo voy acompañar, pero espero el recambio en la estructura", dijo.

Comentarios Libres