Escuchala online

"Los subsidios comienzan a tomar valor a partir de la proxima boleta"

El vicepresidente de EC SAPEM, Aldo Palavecino aseguró que las condiciones para el ingreso a la tarifa social de energía eléctrica se flexibilizarán al máximo, con la intención de que sea mayor la cantidad de familias que puedan acceder al beneficio.

Luego del anuncio oficial de la gobernadora Lucía Corpacci de ampliar el subsidio a la energía de más hogares catamarqueños, el vicepresidente de EC SAPEM, Aldo Palavecino, en dialogo con FM REPUBLICA 100.1 dio detalles de la forma en que esto impactará en la tarifa social y señaló que una de las medidas claves de esta flexibilización es que el ingreso al subsidio no tendrá plazos y se extenderá hasta fin de año.


Pese a que en primera instancia se decidió extender la fecha para inscribirse hasta el 17 de mayo, finalmente se decidió que no tendrá límite y lo que resta del año quienes cumplan con los requisitos podrán inscribirse como beneficiarios.


Además, un detalle no menor es que los usuarios que en su grupo familiar cuenten con un ingreso superior al mínimo vital y móvil, fijado hoy en $12.500, también podrán acceder al beneficio. Esto quiere decir que se contemplarán más casos, cuyos ingresos sean bajos, pero excedan el mínimo.


Éste era uno de los principales problemas para los catamarqueños, ya que a pesar de que muchas familias cuentan con ingresos que apenas alcanzan a cubrir el mínimo, el hecho de tener otro ingreso en el hogar –sea este un plan social-, los excluía de la tarifa subsidiada.


“Si tiene como ingreso más de un sueldo mínimo, vital y móvil, se le va a recibir lo mismo. Se hará más masiva”, ejemplificó Dalla Lasta sobre la convocatoria. “La intención es darle posibilidades a más personas de que puedan acceder al beneficio”, destacó.


De esta manera, por ejemplo, un usuario que cuente con un ingreso correspondiente a un salario mínimo ($12.500) y su cónyuge cuente con un plan social ($6.000), generando un ingreso total del grupo familiar en los $18.500, ahora también podrá inscribirse.


Otro caso que se puede tomar como referencia es un grupo familiar integrado por dos jubilados que cuenten con un ingreso mínimo y cuyo total sea de $25.000, también podría ser alcanzado por el beneficio, previa evaluación.

Sin tope

Otro de los cambios que entrarán en vigencia es que el consumo de los usuarios no tendrá tope para conservar el beneficio. Es decir que si bien se mantiene el subsidio sobre 400 kilovatios (Kw) bimestrales (200 Kw por mes), pero si se excede los 1.000 Kw en ese bimestre no perderá el beneficio.


Hasta el momento, el acceso al beneficio estaba supeditado a no exceder los 1.000 Kw, en aquellos casos en que el usuario se pasaba perdía automáticamente la tarifa subsidiada y la pagaba a precio real, recuperando este beneficio una vez que volviera a tener un consumo menor a ese parámetro. 


Un detalle a tener en cuenta es que el subsidio es al 100% del costo de la energía consumida sobre 200 Kw, con lo que el excedente de este monto se debe pagar a precio real, es decir sin subsidio. Por ejemplo si registra un consumo de 220 Kw, el usuario deberá abonar estos 20 Kw excedidos a precio real, es decir poco más de $3 por cada kilovatio excedido, además del costo impositivo.


La resolución para la aplicación de estos cambios en la forma en que operará la tarifa social aún no está finalizada y se espera que se terminen de pulir los detalles para la próxima semana.


“Estamos en una emergencia profundísima en la sociedad. A la gente le diría que se inscriba”, insistió Dalla Lasta.
Señaló además que a través de esta herramienta el Gobierno quiere darles una mano a más usuarios, aunque aclaró que no tendrá mucho impacto si el consumo es “desmedido”.


Destacó igualmente que si bien la tarifa social estaba dirigida especialmente a las familias de más escasos recursos, con esta ampliación se pretende atender la situación de otros casos no en situación de vulnerabilidad extrema, pero sí de ingresos bajos y dentro de los más afectados por la crisis económica que vive el país.


“La idea es que así como hace un esfuerzo la Provincia, así como hace un esfuerzo la empresa bajando el VAD, que la sociedad también haga un ahorro. Estamos en una crisis, el ahorro tiene que ser conjunto”, sostuvo Dalla Lasta.

Comentarios Libres