Escuchala online

Diputados opositores piden que secretario de seguridad sea desplazado del cargo

Ante los nuevos hechos vinculados con el narcotráfico, donde otra vez está involucrada la Policía de la Provincia, el bloque de diputados de la UCR reiteró su pedido de que se remueva al secretario de Seguridad y ex jefe de la Policía, Orlando Quevedo, y a todo otro funcionario de la actual cartera de Seguridad que haya estado vinculado con los últimos hechos denunciados

Los legisladores de la oposición podrían pedir la intervención del Gobierno Nacional para "resguardar las instituciones".

Además, adelantaron que pedirán una audiencia con el ministro de Seguridad, Hernán Martel, para hablar de este tema y otros vinculados con la Policía. "Como diputados provinciales vemos con estupor y profunda preocupación los lamentables hechos de corrupción policial y consideramos imprescindible insistir en acciones concretas e inmediatas al respecto", indicaron los legisladores en un comunicado. 

"Observamos el desfile por tribunales y juzgados de altos mandos de la Policía provincial por causas vinculadas al tráfico de estupefacientes, cohecho, violación de medios de prueba, entre otros. El centro de la cuestión es directamente la infiltración narco en la Policía provincial", añadieron.

En este contexto, los legisladores cargaron contra el actual Gobierno provincial al sostener: "Observamos un Gobierno provincial anestesiado, sin reacción ante semejante crisis en la fuerza de seguridad de la provincia".
"No podemos mirar para otra parte; la sociedad en su conjunto está en peligro", indicaron. 

En ese sentido, lanzaron una advertencia al Gobierno para que en forma urgente tome cartas en el asunto. "¿Será necesario requerir la intervención del Gobierno federal en resguardo de las instituciones?", se preguntaron.
Posteriormente y luego de realizar sus planteos, volvieron a requerir medidas urgentes para evitar el avance de la "infiltración narco en la Policía". 
 

Para los diputados opositores, la solución a estos problemas surge de una "decisión política y urgente". En ese marco, consideraron que "no se puede permitir jugar con el prestigio y el normal funcionamiento de la Policía provincial, con un hilo de infiltración narco que parece no tener final".
Según los legisladores, "claramente este proceso se inicia en el año 2012, y que ya involucraba a funcionarios por fuera de la cúpula y las dependencias policiales".

"Los encargados de la seguridad pública y ciudadana no pueden estar involucrados en casos de esta índole, y de ninguna otra, por eso consideramos que las decisiones son políticas y estructurales para que saneen no solo a la fuerza policial, sino a todo el arco político y judicial que lo ampara", sostuvieron.
Finalmente, exhortaron al gobernador Raúl Jalil y al ministro de Seguridad, Hernán Martel, a que "envíen las señales necesarias compatibles con la magnitud del problema".
 

Comentarios Libres