Escuchala online

Se estudia un nuevo milagro de Fray M. Esquiu

Después de varios meses de estudio, 11 médicos de distintas especialidades concluyeron que no hay explicación científica para la curación de una bebé. El hecho ocurrió en Tucumán, hace dos años y medio.

Al nacer, la pequeña contrajo una terrible infección que la puso al borde de la muerte. Los médicos pensaban que si llegaba a sobrevivir lo haría con graves secuelas. Pero su mamá no lo creyó. Y oró con fuerzas, pidiendo la intercesión de fray Mamerto Esquiú para que su hija se salvara. En apenas una semana, la niña no sólo se recuperó completamente sino que quedó sin rastro de haber padecido alguna enfermedad.

El caso fue tan sorprendente que los padres de la niña acercaron el testimonio a la orden franciscana, a la que pertenecía Esquiú. Era la prueba que necesitaban los frailes para continuar con la causa de beatificación iniciada hace 72 años. En 2005 Esquiú había sido declarado Siervo de Dios y en 2006, Venerable.

Es así que en diciembre del año pasado se inició el estudio del presunto milagro cuyos resultados se conocieron públicamente ayer. En una ceremonia en la capilla del arzobispado, se dio por concluida la instrucción del presunto milagro, de acuerdo con normas canónicas, y se cerraron tres carpetas con distintos juegos de los estudios médicos de la niña, desde su diagnóstico hasta su estado actual. Dos serán enviadas a Roma, a la Congregación de la Causa de los Santos para ser analizadas por médicos y por teólogos. Si es aprobada por esa instancia pasará a estudio de los cardenales y luego al papa Francisco, quien determinará si fray Mamerto Esquiú será o no considerado beato. Para iniciar el camino de la canonización se necesitará otro milagro.

Comentarios Libres