Escuchala online

No la dejaron entrar a un boliche porque tiene una pierna amputada

Se llama Gimena Zelaya, y en febrero del 2016 un policía la atropelló mientras paseaba en Mar del Plata. El accidente le produjo heridas de gravedad y le amputaron una pierna. Pese a todo, logró salir adelante y continuar con su vida normalmente. Hasta que se encontró en esta situación tan desagradable.

A través de las redes sociales una joven denunció que en un boliche no la dejaron entrar porque tiene una pierna amputada.

 

A Gimena le tocó vivir un pésimo momento recientemente después de que en un boliche la echaron por, justamente, tener una pierna amputada. Y compartió su historia en las redes.

Ocurrió en el “La morocha bar- pub”, en Yerba Buena, provincia de Tucumán. El sábado por la noche Gimena, de 25 años, se dirigió allí pero no la dejaron pasar por tener su pierna amputada.

“Mucho que desear, por se amputada no me dejaron pasar… Me dijeron ‘No podés pasar por tu condición‘”, manifestó la joven. Tras su denuncia a través de redes llegó un pedido de disculpas, por el mismo medio, del boliche, y luego el dueño dio sus explicaciones correspondientes.

 

 

 

Fue en diálogo con el diario La Gaceta: “Como dueño me hago cargo de la situación y tomaré medidas luego de escuchar al personal que contraté. No puedo sacarle el mal momento a Gimena, pero le pido disculpas y les aseguro a todos que no es la esencia del lugar. En nuestras fotos pueden verse muchas personas con discapacidad disfrutando del pub”, afirmó el mismo, Sebastián Alperovich.

“Lamentablemente el chico hizo mal su trabajo y asumo la responsabilidad, porque nos representa“, dejó en claro. Por su parte, la joven reconoció que había ido muchas veces al lugar y que hasta ese momento nunca jamás había tenido ningún tipo de problemas.

Y reconoció que los dueños la llamaron personalmente para disculparse, pero dejó en claro que para ella eso no es suficiente: “Las acepto, pero no es suficiente. Ni yo ni nadie puede pasar por una situación así por tener una discapacidad. En un momento sentí vergüenza, como si yo estuviera haciendo algo que era malo. Pero no, no hice nada. Solo tengo una pierna amputada”, consideró.

Comentarios Libres