Juicio por Fernando Báez Sosa: una testigo complicó a los rugbiers

viernes, 6 de enero de 2023 · 17:27

El juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido en la madrugada del 18 de enero de 2020 en Villa Gesell, lleva este viernes su quinta jornada en el Tribunal Número 1 de Dolores y contó con el testimonio de Andrea Ranno, la recepcionista de un hotel que vio a los rugbiers cuando abandonaron la escena del fatídico hecho.

"Le rompí toda la jeta, viste y le llené la jeta de sangre", declaró la mujer ante el Tribunal sobre lo que le escuchó decir a uno de los agresores de Fernando.

Y afirmó: "Todos se sentían partícipes de ese festejo. Venían muy exaltados, muy contentos".

Los padres de Fernando también dejaron sus sensaciones antes de ingresar al recinto, al cumplirse la primera semana del juicio oral.

"Estamos cada vez más cerca de conseguir Justicia. Ayer fue un día muy importante. Todos los testimonios son muy fuertes y les agradezco a todos", dijo Graciela.

Por su parte, Silvino, padre de Fernando, señaló: "No puedo explicar de dónde sacamos fuerzas, pero es el apoyo de toda la gente que nos hace seguir en búsqueda de Justicia".

Según informaron fuentes judiciales, de los 22 testigos citados inicialmente para el cierre de la primera semana del juicio, una decena de ellos -en su mayoría peritos y efectivos policiales que realizaron tareas en conjunto con otros en el inicio de la investigación- no serán requeridos finalmente, y serán desistidos por la fiscalía.

Durante la quinta jornada también declarará Julia Semsey, dueña de la casa que alquilaban los ocho rugbiers imputados.

Está prevista también el testimonio de Chen Naijuan, dueño del Supermercado Marina, cuyas cámaras de seguridad captaron a cinco de los jóvenes, y también registraron el momento en que fueron interceptados por efectivos afectados al Operativo Sol, minutos después de huir del lugar del ataque.

Declararán además Heraldo Rébolo, técnico en criminalística que actuó en el levantamiento de rastros de la camisa que utilizaba Fernando al momento del crimen, y Nair Irurzun, quien intervino en la recolección de huellas en el primer allanamiento a la casa que alquilaban los imputados.

Los ocho imputados por el crimen son Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23).

Durante la primera semana del juicio, se presentaron amigos de Fernando que estuvieron con él en la noche del crimen, Pablo Ventura, quien fue incriminado falsamente por los rugbiers, y testigos, además de las personas que asistieron a la víctima en el lugar.