Escuchala online

Solicitaron informes sobre los apremios que habría sufrido un menor

El fiscal de instrucción Nº 9, Jonathan Felsztyna, investiga el presunto hecho de violencia policial contra un adolescente de 17 años que fue arrestado tras un desorden en un local bailable

 Solicitó informes a la comisaría, la nómina de los efectivos que actuaron en el procedimiento y ordenó que el jovencito sea visto por médicos del Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF).
El hecho salió a la luz el sábado después que el padre del adolescente realizara la denuncia en la Unidad Judicial Nº 10 tras ir a retirar a su hijo del Centro de Admisión y Derivación (CAD) en donde se encontraba alojado.

Al verlo todo golpeado y tras escuchar el relato que el joven les realizó primero a su madre y luego a él y tras hacerlo ver en un hospital en Valle Viejo se dirigió a la Unidad Judicial y acusó a los policías.

"Lo hicieron caminar desnudo, además de golpearlo y esposarlo por varias horas en una comisaría", había relatado el hombre

El denunciante dijo que su hijo no estaba bien, lloraba y que había tratado de ubicar el lugar en donde lo habían llevado señalándole que mientras era trasladado en el móvil policial, que habría sido una camioneta, había logrado ver una estación de servicio y de allí llegaron a la comisaría. Por eso el hombre dijo en la denuncia que él entendía que podría tratarse de la Comisaría Tercera el lugar en donde lo tuvieron, teniendo en cuenta que cerca de esa dependencia hay una estación de servicio.

Este dato ya habría sido clarificado y según la información a la que accedió este diario, la comisaría en donde habría estado alojado el menor habría sido la Quinta, que le corresponde por jurisdicción al local bailable en donde ocurrió el desorden y de donde fue sacado el adolescente junto con otros jóvenes.

En este sentido, el hombre contó que tras lo ocurrido en el local su hijo fue sacado en medio de muchos y sin mediar palabras los policías lo llevaron aunque éste nada tuvo que ver con los desmanes suscitados dentro del local.

Según el relato del padre, tras estar varias horas en la comisaría, el adolescente fue llevado al CAD y de allí se informó a la progenitora para que sea retirado.

 

Tras tomar conocimiento del hecho, el fiscal ordenó que el adolescente sea visto por médicos del CIF, medida que se cumplimentó ayer.

En paralelo espera los informes solicitados a la Policía en relación con las actuaciones del día del hecho.

Por su lado, desde la Jefatura de Policía, fuentes oficiales señalaron que al tomar conocimiento de la denuncia se ordenó iniciar una investigación administrativa actuada previa para determinar las responsabilidades.

Comentarios Libres